Aunque parezca obvio para los amantes y profesionales del Jamón, la mayoría de los consumidores no conocen realmente la diferencia.

Fue notorio hace poco, el desliz de Pedro Sánchez que parece, se une al gran grupo de personas que no conoce realmente la diferencia entre nuestro jamón ibérico y el jamón serrano.

¿Cúal es la diferencia entre jamón serrano y jamón iberico?

La primera y mayor diferencia es sin duda el sabor. Nada tiene que ver el uno del otro… siendo el ibérico un auténtico manjar, y el serrano un jamón curado ordinario, parecido a lo que los italianos llaman «Parma ham», pero que dista mucho del verdadero sabor del jamón que se ha hecho famoso en todo el mundo.

¿Y por qué esa diferencia de sabor?

Para empezar , aunque los dos vengan del cerdo, existen muchas razas de estos animales. Los jamones ibéricos se obtienen de las patas traseras de cerdos ibéricos. Estos cerdos son originarios de España y Portugal y sólo se crían aquí por sus condiciones ambientales, haciéndolo en libertad en las dehesas ibéricas.

Sin embargo, el jamón serrano se obtiene de otra raza de cerdos, los cerdos blancos (generalmente Duroc y LargeWhite), razas extranjeras que se crían en granjas con alimentación artificial.

La genética de la raza lo hace todo. Es imposible que aún alimentando un cerdo blanco con bellota acabe teniendo un sabor ni si quiera parecido al de un Jamón Ibérico, ya que el primero, por su raza, no provoca infiltraciones de grasa en su músculo. Por eso independientemente de la alimentación, un jamón ibérico tendrá siempre un sabor distinto y sin duda, mucho mejor

Más DIFERENCIAS ENTRE EL JAMÓN Serrano y el JAMÓN Ibérico.

Color

Existen diferencias a la vista en cuanto al color, que nos permiten distinguir entre el ibérico y el serrano. La carne del jamón ibérico es más oscura que la del serrano. En el ibérico se pueden observar a simple vista las betas de grasa inflitradas en el músculo.

También es notorio a simple vista el color de la pezuña, siendo en los ibéricos negro y el los serranos de color blanco.

Tamaño y forma

Si bien podemos encontrar jamon serrano de todos los tamaños, en condiciones de alimentación normal y libertad, los cerdos ibéricos suelen tener jamones más grandes.

La manera de diferenciar por la forma si es blanco o ibérico, es más que por el tamaño, por lo estilizada o no que sea la pata. Generalmente en los ibéricos, debido a su vida en libertad y buena alimentación, las patas suelen ser más estilizadas.